En nuestro segundo artículo hablamos sobre el condicionamiento operante y condicionamiento simple, y en esta ocasión explicaremos detalladamente qué es el bridge, qué tipos hay y su relación con ambos tipos de aprendizaje.

El bridge (también llamado estímulo puente) ya que técnicamente su característica es la de unir dos puntos, la respuesta y el refuerzo, es una herramienta de comunicación que nos servirá para indicarle al animal que el comportamiento realizado es correcto.

 

En las primeras etapas, el bridge, que en estos momentos es un estímulo neutro, no provoca respuesta en el animal, no tendrá ningún efecto. Pero si tras usarlo, seguidamente ofrecemos un reforzador (principalmente uno primario, como puede ser el alimento) el proceso de condicionamiento se producirá de una manera rápida, así, cada vez que se presenta el bridge, marcaremos al animal el punto exacto que deseamos del comportamiento que ha realizado y asociará rápidamente el marcador con el refuerzo. Es en estos momentos cuando el bridge se convierte en un refuerzo secundario (aquel que han sido condicionado a través de un buen historial de asociación con alimento u otros reforzadores como juegos, juguetes e incluso con otros comportamientos reforzantes por si mismos).

 

Cómo elegir el tipo de bridge

Ya que su función es la de señalar un momento determinado del comportamiento para ser reforzado, podremos utilizar cualquier estímulo que sea breve y fácil de distinguir, como un silbato, un gesto táctil, una palabra, un objeto, e incluso ¡un destello de luz!, este último fue condicionado para entrenar con una orca sorda en Loroparque Tenerife.

El motivo por el cual podemos entrenar diferentes tipos de bridge es por funcionalidad y variabilidad. Así como por ejemplo el silbato es muy útil ya que nos permite tener las manos libres y el sonido se escucha a distancia, los de tipo táctil son muy útiles en animales ciegos o con escasa visibilidad, los de tipo visual son apropiados para animales sordos…etc.

En éste video, podéis ver un ejemplo de diferentes tipos de bridge.

 

 

 

La importancia de un buen timing

 

Indicarle al animal el momento exacto de un comportamiento es la clave para obtener buenos resultados y una buena comunicación con tu animal. Si realizamos el bridge demasiado pronto o demasiado tarde, podemos estar reforzando otro aspecto del comportamiento e incluso condicionar algún comportamiento no deseado o supersticioso.

 

Esto último es una práctica habitual en nuevos entrenadores que a menudo realizan el bridge cuando el animal realiza el comportamiento con la intención de que finalice y regrese a control para ser reforzado pero sin tener en cuenta en qué punto exacto del comportamiento han realizado el bridge.

 

Algunos entrenadores sin querer pueden realizar un gesto como por ejemplo: echarse la mano a la riñonera del refuerzo, abrir un cubo, girarse para coger el refuerzo, etc. Justo un instante antes de realizar el bridge, por lo que el animal anticiparía el bridge original y asociaría el refuerzo mediante ese gesto que hemos realizado sin darnos cuenta.

 

Además, debemos saber que hay un límite de tiempo entre la presentación del bridge y el refuerzo, de lo contrario no solo no estaríamos reforzando el comportamiento realizado sino que generaríamos confusión al animal. Así que el momento en el que el animal recibe el bridge, cesa el comportamiento, regresa a control y/o nos muestra atención, es el momento de reforzar.

 

En resumen, los animales cooperan y participan en nuestras sesiones por la motivación y la expectativa de escuchar o sentir el bridge y, a pesar de que comenzó como un estímulo sin mucho sentido, se convierte en la herramienta más poderosa que poseemos los entrenadores de animales.

 

En WeZooit no recomendamos su uso para otros motivos como por ejemplo: el llamado de los animales, interrumpir comportamientos incorrectos, etc.

 

Si no que lo entendemos como una herramienta muy importante en tu programa de entrenamiento con el que podrás condicionar y motivar a tus animales para conseguir cualquier objetivo que te propongas.

 

 

Y recuerda, si se puede… WeZooit!

 

 

COMPARTE