Hoy en día, es importante conocer el origen del entrenamiento animal y ver cómo ha ido evolucionado. En éste artículo os explicaremos, lo más fielmente y de manera resumida, cómo empezó todo, centrándonos exclusivamente en el entrenamiento moderno. 

Debemos remontarnos a los años 40 y citar a Keller y Marian Breland, un par de psicólogos americanos y alumnos graduados de B.F. Skinner (padre del condicionamiento operante) de quien hablaremos en el próximo artículo.

El matrimonio Breland creó una empresa llamada Animal Behavior Enterprises.
Durante años, entrenaron miles de animales para el ejército, investigación, shows de televisión, ferias, parques temáticos y zoos; donde demostraron que había una forma mejor y más científica de entrenar animales. Una manera más humana y sin la necesidad de usar métodos aversivos, utilizando conceptos y principios que ambos habían estudiado en el laboratorio.

Durante los años 40, el entrenamiento animal en los zoos tenía el único fin de divertir al público. A menudo se mostraban imágenes muy poco o nada naturales como, por ejemplo, un chimpancé disfrazado tomando el té con sus entrenadores. Sin embargo, no fue hasta los años 70 cuando los zoológicos y acuarios comenzaron a centrarse más en la conservación y fueron sustituyendo gradualmente esos shows por demostraciones más didácticas, centrándose en comportamientos naturales y entrenamientos realizados por y para el bienestar animal.

En los años 50, extendieron su técnica y comenzaron con el entrenamiento de mamíferos marinos en Marine Studios (Florida), Marineland of the Pacific (California) y posteriormente, junto a Bob Bailey, zoólogo por la Universidad de California, desarrollarían el programa de entrenamiento para la marina de los Estados Unidos.

En los 60, Kenneth S.Norris, un biólogo especializado en mamíferos marinos, y su asociado Ronald Turner, un psicólogo de la Universidad de Columbia, introdujeron los principios del condicionamiento operante en Sea Life Park y en el Instituto Oceánico de Hawaii. Fue aquí, donde la americana Karen Pryor, especializada en comportamiento animal y biología de mamíferos marinos, comenzaba a entrenar delfines convirtiéndose en la primera jefa de entrenadores.

Por entonces, además, los Breland y su alumno Kent Burgess, creaban el primer programa de entrenamiento de mamíferos marinos en SeaWorld (San Diego).

Si bien los entrenadores de mamíferos marinos no son los primeros en utilizar éste sistema de entrenamiento, si fueron los primeros en extender su uso entre la comunidad zoológica.

Como ya sabéis, los mamíferos marinos pasan la mayoría de su vida en un medio muy diferente al nuestro y, por tanto, las técnicas de entrenamiento debían ser innovadoras, puesto que no se les podía manejar ni dirigir con una correa o arnés.

Es por eso, que el desarrollo de estás técnicas suponen una revolución en la historia del entrenamiento animal centrándose, sobre todo, en el descubrimiento de comportamientos de manejo:

 

  • La alimentación pasó a ser ofrecida directamente de la mano, lo que hizo que los animales estuvieran más próximos a sus entrenadores.

  • Se les enseñó a permanecer en una posición especifica durante las sesiones de entrenamiento y a moverse de una instalación a otra y poder ser separados de forma individual o por grupos, en caso de que fuese necesario.

  • Que los animales se dejasen tocar, también facilitaría cualquier tratamiento médico, cura de heridas o administración de medicamentos.

  • El aprendizaje de los animales para tocar un objeto o target, sería un procedimiento de gran utilidad para el futuro del entrenamiento animal, porque se podría dirigir o colocar al animal en una posición deseada.

 

Más tarde, sobre los años 70 y 80, comenzarían a desarrollarse poco a poco los comportamientos médicos, reportando y realizando con éxito las primeras técnicas de extracción de sangre voluntaria con orcas en Sea World San Diego en 1984.

 

Las técnicas de entrenamiento siguen en constante evolución y cada vez tenemos más conocimientos sobre el comportamiento animal.

 

En WeZooit, estamos seguros de que esto es una larga historia y aún nos queda mucho por recorrer.

 

Y recuerda, si se puede… WeZooIt!

COMPARTE